Periodico Huelga

Periodico de los trabajadores anarquistas colombianos


Deja un comentario

Marcha de las Trabajadoras de la Universidad Nacional por mejora salarial.

El pasado martes 21 de agosto, cerca de 100 trabajadoras de la sede Bogotá de la Universidad Nacional de Colombia, junto con estudiantes y profesoras solidarias, participaron en una jornada de lucha por sus derechos, demandando el fin de la persecución sindical y el aumento salarial general.Imagen
Convocadas por el Comité Pro-Mejora Salarial que promueve el Sindicato Mixto de Trabajadores de las Universidades Públicas Nacionales SINTRAUNAL, trabajadoras y funcionarias de los laboratorios, la limpieza, el mantenimiento, el fondo editorial, las bibliotecas y las unidades administrativas y académicas, se concentraron desde las 10:30 de la mañana en la Plaza Che Guevara, para exigir un aumento salarial justo y denunciar la situación de precariedad laboral y subcontratación a los que han sido sometidas por la administración universitaria.

Imagen

Sobre las 11 de la mañana, las obreras iniciaron la movilizacización en un compacto bloque multicolor por el anillo vial, agitando consignas y distribuyendo información entre las transeúntes. Hacia las 11:30 la marcha se plantó frente al edificio administrativo Uriel Gutiérrez, desembocando en un breve mitin en el que se reconoció la importante participación obrera en esta primera de muchas convocatorias por el ajuste salarial y los derechos sindicales, y se denunció que mientras las trabajadoras de base son despedidas y ven sus beneficios recortados, las directivas aumentan cómodamente sus sueldos.

En toda la actividad sobresalió el enérgico trabajo de las Comisiones de Finanzas y de Propaganda, que empapelaron la universidad con las reivindicaciones obreras y desplegaron un importante esfuerzo por concitar la solidaridad de todas las trabajadoras, así como del resto de la comunidad universitaria. Presentes durante toda esta actividad, desde el periódico Huelga! defendemos el más que justo movimiento de las trabajadoras de la Universidad Nacional y llamamos a desarrollar la solidaridad efectiva y la unidad de todas las que luchan.Imagen

Anuncios


Deja un comentario

Breves sindicales del mes de Agosto.

Atentado contra líderes gremiales-Caldas

El pasado 4 de agosto, el secretario y el presidente de la CUT Caldas sufrieron un atentado del que salieron ilesos, cuando sicarios dispararon en más de 14 ocasiones contra sus vehículos. El hecho se presentó en inmediaciones del corregimiento de Arauca, lugar en donde la comunidad de pescadores afectados por la Central Hidroeléctrica de Caldas, realizaba una asamblea para preparar futuras luchas.

Conflicto sindical en Colfondos

En medio de una dura persecución patronal, las trabajadoras de la empresa de pensiones y fondos Colfondos S.A, han entrado en estado de alerta contemplando la posibilidad de ir a huelga. El presidente de la UNEB, resume así la situación de las trabajadoras: “rebajas en los salarios, presiones por las metas, despidos sin justa causa (…) esto motivo que muchos trabajadores se acercaran hasta nuestra organización sindical, se afiliaran y se hiciera la presentación de un pliego de peticiones”.

Continua persecución nacional contra médicos sindicalizado

La ANTHOC denuncio en reciente comunicado, que continua la persecución contra las médicas sindicalizadas. Así quienes ejercen su más elemental derecho a la asociación, son amenazadas, despedidas o relocalizadas por las directivas sanitarias. En Nariño, cuando varios médicos se afiliaron a Anthoc, fueron desplazados al día siguiente. La persecución también se da en Antioquia, Barranquilla, Meta y Boyacá.

Crece la lucha en Leonisa-Antioquia

Las trabajadoras organizadas de la Empresa de confecciones Leonisa de la ciudad de Medellín, unidas en Sintratextil y Asotraleonisa, vienen movilizándose desde hace varios meses, para exigir el fin de la tercerización laboral y las pésimas condiciones de trabajo tipo maquila, además de denunciar las graves condiciones de salud que ha acarreado el trabajo inseguro promovido por la patronal textil.

Protesta unitaria en BavariaSAB Miller-Cundinamarca

El pasado 18 de julio, las trabajadoras temporales y de planta de la cervecería Bavaria agrupadas respectivamente en ASONALTRABAVARIA y Sinaltrainbec, organizaron un enérgico mitin de protesta para denunciar el Plan de modernización de la compañía, llamado PIBO, que pretende aumentar las cargas laborales, congelar salarios y despedir trabajadoras.

Victoria obrera en Flores de las Indias-Cundinamarca

El pasado 26 de julio, las trabajadoras de la empresa de Flores de las Indias agrupadas en Asoindias, lograron una importante victoria tras 3 meses de huelga y movilización que se vieron obligadas a realizar tras la quiebra de la empresa. Sobreponiéndose a la represión policial, luchando contra el intento patronal de ilegalizar la huelga y finalmente ganando el pulso en la negociación con el nuevo empresario comprador, la huelga volvió a demostrar ser una poderosa herramienta al servicio de las obreras.

Campaña anti obrera en ICP-Santander

La empresa PYP subcontratista del Instituto Colombiano de Petróleos ICP perteneciente a la petrolera estatal Ecopetrol, despidió hace algunas semanas 8 de 24 trabajadoras que conformaban el sindicato de base. Las trabajadores han contestado con una ola de manifestaciones y denuncias de esta situación, que aun reprimidas por la policía, le han metido presión a la empresa.

Triunfa la huelga en FENOCO y Carbones La Jagua-Cesar

En victoria se saldó la huelga iniciada desde el pasado 19 de julio por más de mil trabajadores directas e indirectas de Carbones La Jagua S.A. de la multinacional Glencore y Ferrocarriles del Norte de Colombia FENOCO de la extranjera Drummond, organizadas en Sintraime y Sintramienergetica. Las obreras que luchaban en defensa de sus puestos de trabajo, y habían sido reprimidas violentamente por la policía, obligaron a la patronal a negociar.


Deja un comentario

La lucha de las trabajadores de General Motors; una experiencia de resistencia para recordar.

(…) no solo las balas asesinas enlutan a nuestros trabajadores en Colombia, sino también la muerte lenta y agónica que produce la indiferencia y el olvido que hemos vivido en carne propia.”

ASOTRECOL1
El actual sistema económico ha producido un verdadero golpe a las trabajadoras y sus derechos laborales en beneficio de las la inversión extranjera y empresarios de los diferentes países dominados. A través del despido de millones de trabajadoras alrededor del mundo las grandes corporaciones, con ayuda del estado-nación actual, se aprovechan de tales artimañas para seguir enriqueciéndose mientras la clase obrera sufre miserablemente la inclemencia de estar sin un empleo estable.

En Colombia ese proceso de acumulación de capital por parte de las corporaciones extranjeras ha traído la miseria de las clases bajas asalariadas, ya que frecuentemente tienen que soportar largas jornadas laborales, condiciones precarias de trabajo y salarios que no sirven para el sustento básico de sus hogares. Sin embargo, la resistencia de esos corazones proletarios que luchan por vivir dignamente se ha deteriorado por culpa del perseguimiento patronal, la represión estatal y el silenciamiento paramilitar.

Cuando han querido alzar sus voces para exigir sus derechos, las obreras han sufrido las amenazas de la motosierra homicida, el sometimiento de los cuerpos represivos y la indiferencia de los propietarios de los medios de producción. Esto último ha ocurrido con las ex trabajadoras de la compañía imperialista General Motors y su filial en Colombia Colmotores.

Durante su estadía en el país con el mayor índice de asesinatos contra sindicalistas, General Motors ha violado los derechos laborales de miles de trabajadoras que sufren la explotación dentro de esas grandes fábricas que como otras en este país solo benefician a sus dueños. Lo anterior, se ha visto reflejado en el despido injusto de las obreras que se enfermaron a causa de sus labores en el proceso de producción2. Ellas, además, no han recibido ninguna indemnización de la empresa por los daños causados, no han sido reubicadas en un trabajo donde puedan desempeñar sus tareas de acuerdo a su estado de salud ni han obtenido una reparación económica por el tiempo que llevan sin trabajar.

De esta manera, las extrabajadoras crearon un sindicato que exigiera a la multinacional cumplir con sus obligaciones como empresa que supuestamente protege y escucha a la gente que no solo no recibe un salario sino que ha sido despedida por diversas circunstancias.

En una primera instancia, las asociadas al sindicato intentaron conversar con los representantes de la compañía pero al ver que esta no escuchaba sus pedidos para mejorar sus condiciones de vida y la de sus familias decidieron emprender una huelga permanente, desde el 21 de Agosto de 2011, frente a las instalaciones de la embajada de los Estados Unidos en Colombia. Ese día 68 personas se encontraron para llamar la atención de ambos gobiernos mediante una protesta pacífica, no obstante con el pasar de los días solo quedaron cuatro personas3 quienes decidieron tomar una decisión a inicios del mes de agosto del presente año: Coserse la boca para iniciar una huelga de hambre.

Con ese acto simbólico las ex trabajadoras de General Motors demostraron que estaban dispuestas a ir hasta las últimas instancias en su búsqueda de una respuesta que complaciera las necesidades de las que estaban protestando desde hace un año contra la empresa extranjera. No obstante ellas no se encontraban solas, pues recibieron el apoyo nacional e internacional de diversos sindicatos que se solidarizaron con su causa, tal fue el caso de la emblemática Unión Sindical Obrera (USO), que ha defendido las luchas del proletariado que labora en la industria del petróleo por casi un siglo4.

Por el contrario, en esas jornadas de movilización y huelga, ASOTRECOL denunció ante la opinión pública las alianzas maléficas entre el Estado y el empresariado del país, pues el ministerio de trabajo ayudó a General Motors a manipular las historias clínicas de sus trabajadoras para que la multinacional extranjera se diera cuenta quiénes tenían principios de una enfermedad laboral, buscando así despedirlas bajo el diagnostico de enfermedad común y evitando su responsabilidad con los enfermos. De la misma manera las ex trabajadoras denunciaron la forma como General Motors contrata y fija los salarios de sus obreras y como viola la libertad de asociación.

Pero las protestas, huelgas y denuncias de las antiguas trabajadoras contra la General Motors darían sus primeros frutos hace unos días, ya que la multinacional decidió escuchar y negociar con ASOTRECOL para solucionar los problemas de sus asociados. De esta manera el sindicato dio fin a la huelga de hambre al año de permanencia frente a la embajada de Estados Unidos en Colombia.

La lucha emprendida por los compañeros de ASOTRECOL nos demuestra que cuando la clase obrera une sus fuerzas puede cumplir sus objetivos. Sin embargo, es necesario un proceso de resistencia permanente para poder derribar esos muros que nos impone el sistema actual.

1. Asociación de Trabajadores y Ex trabajadores Enfermos de General Motors Colmotores. Sindicato que defiende los intereses laborales de las obreras de la compañía estadounidense General Motors.

2. Problemas osteomusculares, hernias discales, problemas de rodillas, cáncer y lesiones de columna son algunas de las enfermedades que padecen los ex trabajadores de la compañía.

3. Verdaderamente quedaron 12 trabajadores protestando pero sólo cuatro decidieron realizar la huelga de hambre.

 4.Se toma como punto de inicio de la USO, la fundación entre 1922 y 1923 de La Sociedad Unión Obrera que nació como respuesta a los atropellos laborales (deplorables condiciones de vida, largas jornadas laborales, falta de servicios médicos, pésima alimentación) realizados por parte de la Tropical OilCompanyque iniciaba su historia como una de las tantas multinacionales que bañarían en sangre las tierras colombianas a través del asesinato, con ayuda de las fuerzas estatales, de cientos de obreros.